“Niño, deja ya de joder con la pelota. Niño, que eso no se dice, que eso no se hace, que eso no se toca.”

Robamos estas palabras de Serrat que, aunque somos los fotógrafos de la boda, en más de una ocasión escuchamos  a los padres ( los novios de la boda)  decírselo a lo largo del día ( y también lo pensamos a veces nosotros mientras trabajamos haciendo el reportaje de boda, no vayamos a mentir).

Los tiempos cambian y cada vez se acercan a nuestro estudio más parejas que han decidido dar primero el paso de crear una familia y tener hijos y después casarse o celebrar una gran fiesta con sus seres queridos. Seguramente la boda sea ya el segundo día más importante de sus vidas ( si han tenido ya un hijo) y lógicamente quieren que ellos, esos locos bajitos, formen parte de ese día tan importante. Se casan dos, pero la familia son tres ( o cuatro..) y son, a veces, más protagonistas que los propios novios.

Y es por eso que muchas de nuestras parejas deciden hacer la post-boda con sus hijos, fotos frescas, divertidas y que quedarán siempre en el recuerdo para que, cuando de mayor el niño diga a sus amigos “si, yo estuve en la boda de mis padres” pueda enseñar las pruebas, jejeje.

Esos locos bajitos nos enamoran, nos joden con la pelota como dice Serrat pero son el centro de nuestra vida. Las agujas del reloj pasan y las fotos y el reportaje de boda congelarán ese día tan especial, el segundo día más importante en la vida de los novios.

“Nada ni nadie puede impedir que sufran, que las agujas avancen en el reloj, que decidan por ellos, que se equivoquen, que crezcan y que un día nos digan adiós” ( Joan Manuel Serrat)

Pareja de novios con su hijo en reportaje de boda Novia con bebe en la boda fotografía de boda con novios y su hijo Post-boda de novios con su hijo Paseo de novios en reportaje de boda con su hijo Reportaje de boda con novio, novia y su hijo