La conozco desde pequeñita, su aita, y su ama han sido casi compañeros de trabajo ya que pasábamos mas tiempo en su local que laborando por lo que el hecho de que contaran conmigo para ese día especial fue especialmente emotivo para mí.

No se puede ser mas natural ( me ha quedado un slogan publicitario buenísimo) y así transcurrió la boda , a su ritmo, sin encorsetados protocolos y sin perder el tiempo en nada que no fuera “lo que surgiera”. Comieron, rieron, lloraron un montón, bailaron y le dieron caña al fotomatón como si no hubiera un mañana: tíos con los amigos de la novia , el padre con la suegra, el novio con el metre (esto ultimo me lo he inventado …pero a que molaría?) lo que hiciera falta para pasárselo estupendamente y tener unos recuerdos increíbles de un día muy suyo.

El mundo da muchas vueltas y este giro fue , por lo menos para mi, muy, muy agradable.

Aroa y Oier, al liooooo!!!

 

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84