Nos pasa con bastante frecuencia que una pareja de novios decida contratarnos como fotógrafo de su boda con dos años de antelación.

¡Ahí es nada!. Y es que más de uno tiene claro lo que quiere para ese día tan especial: sabe el sitio, sabe el restaurante, y sabe quien quiere que sea el encargado de reportajear su boda para hacerle el álbum que recoja los recuerdos de ese día; todo eso nos llena de orgullo, ¡cómo no!, ¡eso son novios previsores y lo demás son tonterías!.

Ahora bien, cuando te pasa lo que hemos vivido esta semana en el estudio , perdonad la expresión, pero lo flipamos en colores:

17:00. Estamos dos fotógrafos en el estudio trabajando en los álbumes de boda que tenemos pendientes para entregar; en media hora viene una visita, una pareja de novios interesada en saber precios, nuestra manera de trabajar etc…

17:30. Tocan el timbre y esta vez no es una pareja de novios la que está al otro lado de la puerta, es solo un chico. Ok, es raro que solo venga el novio pero bueno, será que ella estaba ocupada y ya vendrá otro día a conocernos…

17:35. El “novio” se sienta, le enseñamos nuestro trabajo a lo que responde que ya nos conoce y por eso ha venido un poco a tiro hecho.. ( eso nos saca una sonrisilla, a nadie le amarga un dulce… ) y nos dice así, de golpe y porrazo: “Mi novia no ha podido venir porque mi novia aún no sabe que nos casamos. Mañana viernes nos vamos a París y allí, en plan sorpresa le pediré que se case conmigo”.  ¿comorr??. Pues sí, lo que leéis:  resulta que esta pareja de novios prometidos ( prometida media parte porque la otra media no lo sabe aún) decide contratar al fotógrafo antes de saber no solo la fecha de la boda, sino de saber si su pareja va a decir que si. ¡Eso es echarle un par, valiente!.

En estos casi 20 años que llevamos en la profesión como fotógrafos de boda hemos visto muchas cosas ( otro día habrá un post sobre ello, o quizás un libro, porque da para un libro y mucho más) pero que vengan a contratarnos porque les gustamos antes de saber incluso si su pareja va a decir que si … ¡flipante!.

En esta profesión siempre hay cosas que nos siguen sorprendiendo. Y si, lo sabemos, estáis esperando a saber si ella dijo que si o que no…, verdad?

En Fotogenia-Digital solo existen los finales felices… así que no había lugar a dudas.  :-)

¡Gracias chicos por confiar en nosotros!

Compartir:

Comentarios ( 1 )

Dejar un comentario

Tu dirección de email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *