Cuando proponemos a nuestros novios que una vez pasada la boda se  hagan un reportaje de fotos a la vuelta de su viaje… la respuesta más frecuente es “no”: que si me da pereza, que si que vergüenza estar un martes por la tarde en Bilbao con el traje de novia , que si es que el vestido está manchado, que si no quiero volver a la peluquería otra vez etc etc etc…, excusas.

Entendemos todas y cada una de las explicaciones que nos ponen pero también sabemos que el resultado final es tan impresionante que el 100% de nuestras parejas que han apostado por hacerse un segundo día volverían a hacerlo de nuevo sin pestañear.

Queremos explicar en las siguientes líneas cuales son las ventajas, a ver si tu, que estás leyendo este post y tienes dudas sobre hacer o no hacer fotos otro día distinto a la boda, conseguimos convencerte ya que sabemos que  no te vas a arrepentir:

  •  “¡uys, se pasa el día volando y ni te das cuenta!”.    Cuantas amigas te han dicho alguna vez eso de su boda?; aprovecha el día de tu boda para estar con tu familia y amigos . Sabemos que el tiempo pasa volando y mucho más en ese día, pasan las horas y al  llegar el final  tienes la sensación de haber estado con todo el mundo pero te das cuenta de que apenas has podido estar con ese amigo que ha venido de tan lejos, con ese familiar al que solo ves dos veces al año, que no has podido apenas bailar con tus amigas o echarte unas risas con tu hermano…. ¡cuanto estrés!. El cocktail suele ser el mejor momento para poder saludar a los invitados y estar con todos ellos pero claro, si no te decantas por un segundo día solo hay ese momento para poder realizar el reportaje por lo que cuando llegues al restaurante directamente pasarás a sentarte en el comedor sin apenas haber podido estar con la gente…. . Disfruta de tus invitados, a nosotros nos basta con un ratito para haceros cuatro fotos de reportaje de ese día y completar el trabajo a la vuelta de vuestras vacaciones. No os arrepentiréis.

 

  • “¡ Llueve el día de mi boda y me quedo sin fotos!”. Pues si, el País Vasco no es verde por casualidad así que tenemos muchas probabilidades aunque sea verano de que nos caiga un chaparrón; nosotros intentamos por todos los medios adaptarnos y sacar fotos donde se pueda pero hay veces que el tiempo no nos deja; el no tener que depender de la climatología el día de vuestra boda para hacer el reportaje es un punto a tener en cuenta ya que el segundo día puedes aplazarlo hasta que las condiciones sean optimas .

 

  •  “Quiero hacerme fotos en la ciudad, entre calles…, pero también quiero que tenga algo de verde o de campo…, y ¿de camino al restaurante podemos pasar por una playa y sacarnos alguna foto?”   NO. Cuantas más localizaciones más desplazamientos, menos tiempo para poder preparar y hacer una correcta sesión de fotos. Vosotros más tensos, con prisas por llegar a todas partes y eso no favorece en nada el reportaje ni que salgáis guapos en las fotos.   Si una localización es especial para vosotros, si os gusta un sitio pero también queréis compaginarlo con otra ubicación… tenemos una tarde entera para vosotros en los segundos días y así no solo poder llegar a tantos sitios como queráis sino además disfrutar del tiempo del reportaje.

 

  • “quiero fotos con mi perro, mi caballo y el periquito”. No aconsejamos hacer la foto con la mascota mientras te terminas de vestir en tu casa, diez minutos antes de salir, seguramente con tu madre poniéndote del nervio y tu padre buscando a tu mascota por toda la casa para que te saques una foto con ella…; la solución: tráete a tu mascota el segundo día y podremos hacer fotos divertidas, entrañables con vuestros fieles compañeros.

 

  • “¿y volver a la pelu a peinarme?, uff, ¡que pereza!”  . NO. Nosotros siempre os aconsejamos que no os compliquéis: ¿no te preparas y te arreglas tu sola cuando sales un sábado a la noche?, para el segundo día es lo mismo. No necesitas ir peinada igual, es obvio que esas fotos no están hechas el  día de la boda  y tampoco se pretende engañar a nadie…, son fotos especiales para vosotros dos, no importa si en la boda llevaste recogido y el segundo día el pelo suelto…; el resultado siempre es más natural cuanto menos os queráis complicar.

 

  • “¡encima volver a vestirme!”. SI, os damos la razón…, pero son los primeros quince minutos…, una vez metidos en el papel nosotros haremos todo lo posible para que estéis cómodos, relajados, sin nervios ( ya ha pasado la boda) y saquemos lo mejor de vosotros….

Confiad en nosotros,  la pereza se vence en quince minutos y el recuerdo de las fotos os quedará para toda la vida.

 

Compartir:

Comentarios ( 0 )

    Dejar un comentario

    Tu dirección de email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *